Follow by Email

martes, 17 de octubre de 2017

Tus palabras tienen poder!!!


Tu decides, si te levantas y decides hacerlo, o te levantas y tienes que hacerlo, dos cosas muy distintas que al fin y al cabo son lo mismo, y podrían traer el mismo resultado, pero la acción en si misma seria deficiente y diferente de realizar, así que decide ver y compartir este vídeo o simplemente lo tienes que ver y compartir...

video

domingo, 15 de octubre de 2017

_Para Adultos contemporaneos pseudo-intelecto-neuro-hipocondriacos..._

   *Es decir: nosotros...*

      *Dicen que todos los días tenemos que comer una manzana por el hierro y un plátano, por el potasio. También una naranja, para la vitamina C, medio melón para mejorar la digestión y una taza de té verde sin azúcar, para prevenir la diabetes.*

    *Todos los días hay que tomar dos litros de agua (sí, y luego orinarlos, que lleva como el doble del tiempo que llevó tomárselos).*

      *Todos los días hay que tomarse un Activia o un Yogur para tener 'L. Cassei Defensis', que nadie sabe qué es, pero parece que si no te tomas eso todos los días, empiezas a ver a la gente como borrosa.*

      *Cada día una aspirina, para prevenir los infartos, más un vaso de vino tinto, para lo mismo. Y otro de blanco, para el sistema nervioso. Y uno de cerveza, que ya no me acuerdo para qué era. Si te lo tomas todo junto, por más que te dé un derrame ahí mismo, no te preocupes pues probablemente ni te enteres.*

      *Todos los días hay que comer fibra. Mucha, muchísima fibra, hasta que logres defecar un suéTer. Hay que hacer entre cuatro y seis comidas diarias, livianas, sin olvidarte de masticar cien veces cada bocado.. Haciendo un pequeño cálculo, sólo en comer se te van como cinco horitas.*

    *Ah, después de cada comida hay que lavarse los dientes, o sea: después del Activia y la fibra los dientes, después de la manzana los dientes, después del plátano los dientes... y así mientras tengas dientes...*

    *Mejor amplía el baño y mete el equipo de música, porque entre el agua, la fibra y los dientes, te vas a pasar varias horas por día ahí adentro.*

    *Hay que dormir ocho horas y trabajar otras ocho, más las cinco que empleamos en comer, veintiuno. Te quedan tres, siempre que no te agarre algún imprevisto. Según las estadísticas, vemos tres horas diarias de televisión. Bueno, ya no puedes porque todos los días hay que caminar por lo menos media hora (dato por experiencia: a los 15 minutos regresa, si no la media hora se te hace una).*

    *Y hay que cuidar las amistades porque son como una planta: hay que regarlas a diario. Y cuando te vas de vacaciones también, supongo. Además, hay que estar bien informado, así que hay que leer por lo menos dos diarios y algún artículo de revista.*

    *En fin, a mí la cuenta me da unas 29 horas diarias. La única posibilidad que se me ocurre es hacer varias de estas cosas a la vez, por ejemplo: Te duchas con agua fría y con la boca abierta así te tragas los 2 litros de agua.*

    *Mientras sales del baño con el cepillo de dientes en la boca, mira TV y te cuenta, mientras También barres.  ¿Te quedó una mano libre? Llama a tus amigos. ¡Y a Tus padres! Tómate el vino (después de llamar a tus padres te va a hacer falta). Y menos mal que ya crecimos, porque si no, nos tendríamos que clavar un Extra Calcio todos los días.*

    *¡Úuuuf! Pero si te quedan 2 minutos, reenvíale esto a los amigos (que hay que regar como las plantas). Y ahora te dejo porque entre el yogur, el medio melón, la cerveza, el primer litro de agua y la tercera comida con fibra del día, ya no sé qué estoy haciendo pero necesito un baño urgente. Ah, voy a aprovechar y me llevo el cepillo de dientes...*

    *_SI YA TE LO ENVIÉ ANTES, PERDONA... ES EL ALZHEIMER (😥) QUE A PESAR DE TANTOS CUIDADOS NO LO HE PODIDO COMBATIR._*
¡Jajajaja!

Se los mando por qué me hizo reír mucho!!!!!!

sábado, 14 de octubre de 2017

DESAYUNO CON AMOR

Esta historia es bonita y verdadera
McDonal's


Soy madre de 3 niños (de 14, 12 y 3 años) y acabo de terminar mi educación superior. La última asignatura que tuve fue Sociología.
La profesora estaba absolutamente llena de las cualidades que yo considero que todo ser humano debería tener.

Su último proyecto se llamó "Sonríe". Nos pidió a todos los estudiantes que saliéramos a sonreírle a tres personas y documentáramos sus reacciones.
Yo soy una persona muy amable por naturaleza y siempre sonrío y saludo a todo el mundo, por lo tanto pensé que sería algo facilísimo.

Nos acababan de asignar ese proyecto, cuando mi esposo, mi hijo menor y yo fuimos a McDonald's una fría mañana de marzo. Era nuestra forma de compartir tiempo con nuestro hijo. Y estábamos en la fila esperando a ser atendidos, cuando repentinamente todo el mundo a nuestro alrededor comenzó a hacerse a un lado, incluso mi esposo.

Yo no me moví... un pánico aterrador se apoderó de mí cuando me volví para ver por qué se habían retirado ellos. Al volverme olí el más horrible hedor de cuerpo humano y allí parados detrás de mí había dos pobres vagabundos. Al mirar al señor más pequeño y cercano a mi, él estaba "sonriendo".

Sus preciosos ojos azules como el cielo, estaban llenos de luz de Dios y buscaban aceptación. El dijo: "Buen día" mientras contaba unas monedas que había estado apretando en su mano. El segundo hombre jugaba con sus manos, parado detrás de su amigo. Me di cuenta que el segundo era retrasado mental y el señor de los ojos azules era su salvación. Contuve las lágrimas parada al lado de ellos.

La cajera les preguntó qué deseaban. El respondió "Solamente café señorita" pues era todo lo que podían permitirse. (Si querían sentarse en el restaurante para calentarse un poco, tenían que consumir algo, ellos sólo querían calentarse).

En ese momento sentí realmente una compulsión tan grande, que casi abrazo al hombrecito de ojos azules y justo me di cuenta que todos los ojos del restaurante estaban fijos en mi, siguiendo y juzgando cada uno de mis movimientos.

Sonreí y le pedí a la cajera que me diera dos desayunos más en una bandeja aparte. Me dirigí a la mesa más lejana que ellos habían escogido para sentarse. Coloqué la bandeja en la mesa y puse mi mano sobre la mano helada del caballero de los ojos azules. El me miró y con lágrimas en los ojos dijo "Gracias".

Me incliné y acaricié su mano y le dije "Yo no he hecho esto por usted. Dios está aquí actuando a través de mí para darle a usted esperanza."

Comencé a llorar mientras caminaba a sentarme con mi esposo y mi pequeño hijo.
Cuando me senté, mi esposo me sonrió y me dijo "Por eso Dios te entregó a mí cariño, para darme esperanza."

" Nos cogimos de las manos y en ese momento supe que, solamente por la Gracia de Dios que nos ha sido dada, nosotros podemos dar.
Ese día me fue mostrada la Luz pura del dulce amor de Dios.

Volví a la universidad con esta historia y era el último día de clases. Entregué "mi proyecto" y la profesora lo leyó. Me miró y preguntó ¿Puedo compartir esto? Asentí mientras toda la clase le prestaba atención.

Comenzó a leer y fue cuando supe que como seres humanos y siendo parte de Dios, compartimos esta necesidad de sanar a la gente y de ser sanados. A mí manera había emocionado a la gente en McDonald's, a mi esposo, a mi hijo, a la profesora y a cada uno que estuvo en el salón en la última clase que tuve como estudiante.

Me gradué con una de las lecciones más grandes que jamás olvidaré:
ACEPTACIÓN INCONDICIONAL.

Mucho amor y compasión es enviado a todos y cada uno que lea esto y que aprenda a
AMAR A LA GENTE Y USAR LAS COSAS,
Y NO AMAR A LAS COSAS Y USAR A LA GENTE.

Mucha gente entrará y saldrá de tu vida, pero sólo verdaderos amigos dejarán huellas en tu corazón.

Para tratarte a ti mismo, usa tu cabeza, para tratar a otros, usa tu corazón.

* Dios le da comida a todas las aves, pero no se la pone en sus nidos *

Si esta historia te ha 'tocado' de alguna forma, por favor compártela…